Cargando

Calas y playas secretas de Ibiza

Son muchas las calas y playas secretas de Ibiza por descubrir en esta isla maravillosa, aunque muchas de ellas son desconocidas para el gran público; pero sin duda son el rincón perfecto para pasar un estupendo rato alquilando un barco sin licencia en Ibiza y disfrutando de lugares paradisíacos.

Y es que aunque algunas de las mejores playas de España se encuentran en las Islas Baleares y más concretamente en Ibiza, la fama que tienen hace que precisamente suelan estar abarrotadas de turistas y bañistas, especialmente en los meses de verano. Por tanto, si quieres disfrutar del sol, la playa y las aguas turquesa del Mediterráneo sin agobios, lo mejor es buscar esas calas y playas escondidas que aún quedan en Ibiza. ¿Nos guardas el secreto?

🏖️ Es Caló de s’Illa

Situada a sólo unos cientos de metros al sur de la Illa d’en Calders, una pequeña isla deshabitada en forma de «C» separada de la costa por sólo una decena de metros, Es Caló de s’Illa es una pequeña playa de apenas 30 metros, pero muy pintoresca: con fondos marinos rocosos y situada frente a un arrecife, es el lugar perfecto para los amantes del buceo.

Justo a la derecha tenemos algunas casetas de pescadores que ensalzan esa imagen bucólica de esta pequeña playa, apenas concurrida por la dificultad del acceso; para entrar debemos seguir el torrente que desemboca en la cala -mejor si no ha llovido- y tener en cuenta, eso sí, que está totalmente aislada, así que habrá que llevar cualquier cosa que podamos necesitar.

🏖️ Cala Blanca

Cala Blanca es una hermosa playa en estado casi salvaje situada al este de la isla, entre Cala Llonga y Santa Eulalia; rodeada de pinares y montañas, destaca por su estrechez y por estar llena de piedras, incluso rocas de gran tamaño desprendidas del acantilado, por lo que aunque el lugar es hermoso y con aguas cristalinas, no esperemos encontrar aquí una playa de fina arena.

A pesar de tener más de 100 metros de extensión, prácticamente es una desconocida. ¿El motivo? El complicado acceso. Sólo se puede acceder a través de un túnel de unos 100 metros que atraviesa una montaña, reliquia de unas obras que nunca se completaron. El acceso es difícil y no es aconsejable ir solo, pero el paisaje y las vistas merecen mucho la pena.

🏖️ Can Embarcadero (Ses Xorollanes)

Puede que no sea exactamente una playa, pero sin duda este antiguo embarcadero de carga antaño llamado Ses Xorollanes es un lugar perfecto para tumbarte al sol, bañarte y descansar, es de fácil acceso, y apenas es visitado. Es una calita a los pies de una enorme mansión con palmeras, famosa por haber hospedado a personajes como Elle McPherson o Naomi Campbell. Nada menos.

Para llegar se puede ir andando 5-10 minutos a lo largo de la costa desde Platges de Comte (una de las mejores playas de Ibiza). Los propietarios de la mansión han construido sobre la misma costa escaleras, un muelle e incluso una explanada… pero legalmente el lugar es de dominio público y NADIE puede echarte, así que si alguien lo intenta no tienes más que llamar a la policía.

🏖️ Playa del racó de ses Dones

Situada justo entre el monolito natural de Es Paller d’en Camp y la playa de Aigües Blanques, al noreste de la isla, se encuentra esta pequeña cala con unos 20 metros de arena, cuyo nombre hace referencia a que hasta mediados del siglo XX era usada por las mujeres para bañarse separadas de los hombres.

Lo más curioso de esta cala es la forma de acceder a ella: antiguamente se practicó un agujero en la roca junto al monolito de Es Paller d’en Camp para que las mujeres pudieran entrar desde la playa del Racó des Paller d’en Camp, situada justo al lado. Es un acceso complicado, pero gracias a eso esta pequeña playa suele estar vacía.

🏖️ Caló Gros (Punta Grossa)

Si hay que hablar de una cala aislada en Ibiza, esta sin duda se lleva el premio. Ubicada a los pies de los restos del antiguo faro de Punta Grossa, esta playa de cantos rodados destaca por estar prácticamente virgen y por sus aguas transparentes, pero llegar hasta ella puede ser toda una odisea.

Y es que el acceso sólo se puede realizar por barco, y únicamente en días de buena mar; la otra alternativa sería llegar caminando desde el faro de Punta Grossa, realizando un peligroso descenso por el acantilado que, sinceramente, desaconsejamos totalmente ya que no hay ningún camino y el riesgo de caída es alto.

🏖️ Sa Figuera Borda

Posiblemente una de las calas más originales de toda la isla, Sa Figuera Borda se encuentra en la costa oeste no lejos de Platges d’en Comte, y destaca por estar a los pies de un arco natural de piedra formado en la roca. Los pescadores aprovecharon esta oquedad de piedra para construir sus casetas, y también unas empinadas escaleras que sirven para llegar hasta el lugar y darse un baño.

El acceso no es sencillo y el camino no está señalizado, por eso este lugar no es muy frecuentado y es una zona casi virgen, a pesar de que aquí se puede contemplar uno de los mejores atardeceres de Ibiza especialmente en verano, cuando el sol se pone en el mar junto al islote de s’Espartar. El fondo es rocoso así que recomendamos usar zapatos de goma.

🏖️ Cala Llentrisca

Con unos 100 metros de largo y 10 de ancho, estamos posiblemente ante una de las calas más solitarias y vírgenes de Ibiza, salvo por la presencia de las típicas casetas de pescadores. Esta playa de cantos rodados recibe su nombre del Cap Llentrisca, un cabo situado junto a la impresionante Isla de Es Vedrà.

Su aislamiento se debe a que está apartada de los lugares turísticos y a la dificultad del acceso, ya que debemos llegar a la Urbanización Los Parques de Es Cubells y desde ahí recorrer a pie un largo sendero de casi 1 km. No obstante el lugar lo merece, y es uno de los mejores lugares para ver fondos marinos. Eso sí, hay que tener en cuenta que por la tarde la sombra cubre el lugar.

🏖️ Cala Aubarca

Conocida también como Cala d’Albarca o d’Albarcar, y situada a unos 3 km del pueblo de Sant Mateu, esta cala aislada y habitualmente solitaria está rodeada de grandes bosques de pino e impresionantes acantilados en uno de los paisajes más vírgenes de toda Ibiza, aunque es famosa sobre todo por su bonito arco de piedra, una especie de puente creado por la naturaleza.

Aunque las aguas de Cala Aubarca son de un azul intenso y perfectas para observar fondos buceando, la playa en sí está llena de rocas de gran tamaño por lo que no es el lugar perfecto para tumbarse al sol. Eso sí, el camino hasta el lugar no es fácil y el lugar está muy aislado, así que a cambio disfrutaremos de una playa prácticamente para nosotros solos y de la naturaleza en estado virgen.

🏖️ Canal de s’Olla

Canal de s’Olla se conoce también por otros nombres como Cala Llarga o Cala Jach, y aunque se encuentra dentro del Parque Natural de Ses Salines en un paraje intacto de bosques de pino, matorral e impresionantes acantilados, curiosamente está a pocos cientos de metros de la Playa de las Salinas, una de las más turísticas de Ibiza.

Precisamente desde Las Salinas tendremos que partir para llegar a la cala, acercándonos al pueblo de Sa Canal; desde allí seguiremos la ruta a pie por un sendero que inicialmente bordea el mar para luego subir un monte, y descender finalmente hasta Canal de s’Olla. El camino nos llevará unos 20 minutos, pero habremos llegado a la playa más meridional de Ibiza, y una de las más vírgenes.

🏖️ Ses Balandres

Esta es sin duda una de las calas más espectaculares de Ibiza, pero también una de las más inaccesibles y aisladas. Ubicada a un kilómetro del pueblo de Santa Agnés de Corona, como muchas calas aisladas de Ibiza la ruta de acceso es tan espectacular como la cala en sí, compuesta por cantos rodados y grava; tiene unos 250 metros de largo pero sólo 10 de ancho, por lo que al estar abierta al mar sólo se puede acceder a ella con buen tiempo.

El camino hasta la cala nos llevará unos 30-40 minutos y no es aconsejable para personas que no estén en forma, ya que en muchos tramos es necesario agarrarse con dos manos o incluso bajar o subir por cuerdas; igualmente debemos llevar calzado adecuado, agua y comida. A cambio veremos paisajes increíbles, restos de construcciones típicas, fondos marinos de ensueño e impresionantes acantilados.

🏖️ Na Coloms (La Cueva de la Luz)

Conocida también como Ullal de na Coloms o Avenc de na Coloms, el apodo de «La Cueva de la Luz» se lo han dado muchos submarinistas que acuden a este lugar, tan espectacular como peligroso, situado no lejos de Cala Aubarca. Se trata de una cueva que se inunda con agua del mar que penetra por un túnel subacuático, a través del cual penetran al mediodía los rayos del sol iluminando el interior de esta piscina natural (de ahí su nombre).

Es importante advertir dos cosas: primero, el camino es largo (1-2 horas), duro, no está señalizado y es por tramos peligroso; y segundo, sólo si somos expertos buceadores y llevamos equipo podremos bañarnos en la cueva, de la que sólo se puede salir buceando por el túnel subacuático. Es muy peligroso bañarse aquí, y corremos un riesgo serio de quedar atrapados y morir ahogados, como ya ha ocurrido en alguna ocasión.

🏖️ Es Portitxol

Es Portitxol (literalmente «El Puertecito») es este típico lugar paradisíaco que ves en la publicidad sobre unas vacaciones en Ibiza, pero que luego no sabes dónde encontrar… ¡Pues aquí! Se trata de una pequeña ensenada natural de aguas cristalinas -perfectas para bucear con snorkel– situada no lejos de la Cueva de la Luz, en un entorno natural único y precioso.

Como suele ocurrir, llegar a este lugar privilegiado -salvo que vayamos en barco- no es fácil; desde la Urbanización Isla Blanca -donde dejaremos el coche- hay que caminar una media hora por un sendero, aunque la ruta merece la pena. Como otras calas vírgenes de la isla, no hay arena sino cantos rodados así que no es el lugar ideal para tumbarse al sol, pero sin duda estamos ante una de las mejores calas secretas de Ibiza.

🏖️ Atlantis

Apodada así por los turistas por sus extrañas formaciones rocosas que la han convertido en un lugar casi mágico -antaño este lugar fue una cantera- su nombre real es Sa Pedrera de Cala d’Hort, y desde los años 60 este ha sido un lugar de culto hippie, que ha dejado su impronta en figuras e imágenes de budas en la roca. Es también un lugar donde se suele practicar el nudismo. Eso sí, es un lugar más concurrido que otras calas «secretas» de Ibiza.

Los extraños cortes en la roca de Atlantis se llenan además de agua, creando bellas piscinas naturales de color verdoso y agua calentada por el sol. Es también un lugar ideal para bucear por sus aguas cristalinas, pero ojo con las medusas. Para llegar debemos seguir la ruta entre Es Cubells y Cala d’Hort, y girar a medio camino cuando veamos asomar la cima de Es Vedrà (la Torre del Pirata). Desde allí hay un camino para bajar a pie, corto pero también muy duro.

🏖️ Es Codolar

Con varios cientos de metros, Es Codolar podría ser una de las playas más concurridas de la isla si no fuera por dos motivos: uno es que su nombre deriva de los còdols, los grandes cantos rodados que la cubren por entero, incluso bajo el agua (es peligroso bañarse con oleaje); el otro es que está junto al aeropuerto de Ibiza y los aviones pasan muy cerca haciendo bastante ruido, aunque es un lugar ideal para fotografiarlos.

Debido a esto, Es Codolar es un lugar bastante solitario donde apenas encontraremos turistas, a pesar de que la playa es inmensa y el paisaje mirando al mar es realmente bonito, y de que estamos a sólo 10 km de Ibiza. Para llegar hasta aquí podemos ir hacia el aeropuerto y tomar el desvío a las Salinas, o seguir el camino hacia la playa de Sa Caleta y tomar el desvío a la izquierda.

🏖️ Es Canaret

Es Canaret es una pequeña joya semi escondida en la costa norte de Ibiza, con fondos marinos que poseen una gran biodiversidad, ideales por tanto para bucear. Antaño toda la zona estaba cubierta por bosques de pinos, pero un terrible incendio arrasó la región en 2010 obligando a evacuar a cientos de personas por mar.

Para llegar hasta aquí tenemos que dirigirnos en dirección a Portinatx y girar por la vía que conduce a Es Caló de S’Illa. Destaca de esta cala que el único acceso por tierra es cruzando un sendero que atraviesa los terrenos privados de una gran casa; sin embargo los carteles nos recuerdan claramente que el camino es de uso público, como lo es la playa (todas las de Ibiza lo son, de hecho), pudiendo gracias a él acceder cómodamente y disfrutar del lugar.

No resulta fácil hacer un compendio de las calas y playas secretas de Ibiza; en primer lugar porque esta isla tiene muchos rincones paradisiacos y escondidos, que seguramente sólo conozcan unos pocos; y en segundo lugar porque al darlos a conocer, en parte dejan de ser sitios «secretos». Por eso es importante que cuando acudamos a estos lugares, lo hagamos con cuidado y con respeto, para que sigan siendo lo que parecen: pequeños paraísos en la Tierra.

 

2

administrator

Open Boats

Comentarios (Sin Comentarios)

Comentarios (0):

Envía tu comentario

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR