¿Qué hacer en los mercadillos de Ibiza?

La visita a uno [al menos] de los afamados mercadillos de Ibiza es casi una obligación en la lista de planes que no pueden faltar en cualquier viaje a la isla. Normalmente, solo los amantes de las compras, los chollos y la temática hippie saben sacar el máximo partido a estos originales asentamientos comerciales que, de una manera un tanto peculiar, se han convertido en un rasgo definitorio del estilo de vida y de las costumbres de la isla balear.

¿Qué te puedes encontrar en los mercadillos de Ibiza? Desde la prenda de ropa ideal para una noche de fiesta en la playa (con sus respectivos accesorios) hasta objetos de decoración, productos artesanos, alimentos cultivados con naturalidad mediterránea, antigüedades de todos los tipos, formas y tamaños… El cielo es el único límite de esta acumulación de originales puestos al aire libre en los que, seguro, encontrarás lo que no sabías que estabas buscando. Nosotros nos vamos de compras, ¿te apuntas?

De ruta por los mercadillos de Ibiza

La esencia hippie de Ibiza no solo llena los anales de la historia de las Baleares, sino que corre por las venas de todos los ibicencos más castizos. Mucho más allá, este espíritu llega hasta el último rincón de la isla: desde sus fachadas y el interior de sus edificios, hasta los mercados artesanales y puestos ambulantes con los que nos podemos chocar en cualquiera de sus poblaciones. Planifica bien tus días para visitar con calma los siguientes markets:

Los martes: mercadillo de Benirrás (San Juan)

Empezamos el recorrido en la playa con más ritmo de toda Ibiza. En verano, desde el mediodía hasta la medianoche, esta cala del norte de la isla celebra la fiesta Flower Power con un divertido mercadillo lleno de improvisados puestos de ropa, bisutería, productos artesanos, etc.

Los miércoles: Punta Arabí (Es Canar, Santa Eulalia)

En funcionamiento desde la década de los 70, este es el mercadillo hippie de Ibiza más grande y el más veterano. De abril a octubre, la actividad de Santa Eulalia se centra en Es Canar y en más de 400 puestos en los que se puede encontrar ropa, artesanía, cosmética natural y pequeños rincones para el ocio y el descanso (exposiciones, actuaciones musicales, zonas de masaje, etc.).

Los jueves: Hippy Market de Cala Llonga

La tarde del jueves (de mayo a octubre) es el momento para las compras en el mercadillo de esta playa de Santa Eulalia. El paisaje, la oferta artesanal y la magia del atardecer lo convierten en una parada obligatoria en el viaje a Ibiza. Cuenta con una amplia zona de aparcamiento gratuito y restaurantes y locales en los alrededores.

Los viernes: Art & Mercat (San Antonio)

Abierto todo el año en diferentes horarios según la temporada, el casco antiguo de San Antonio se convierte en la plaza ideal para su mercado ambulante de productos locales, ecológicos y artesanos, la paella popular y la música en directo.

Los sábados: rastrillo de Sant Jordi y las Dalias

Por la mañana, se debe visitar el antiguo hipódromo de Sant Jordi y uno de los mercadillos favoritos de los ibicencos, el rastrillo de San Jorge. Además de auténticas gangas, disponibles sobre todo al principio y al final de la temporada de verano, este mercado de ocasión también cuenta con improvisadas actuaciones musicales y una cafetería para reponer fuerzas entre tanta compra.

Por la tarde, llega el momento de Las Dalias (San Carlos), el mercadillo hippie de Ibiza por excelencia y todo un referente para los turistas. Con más de 30 años de historia, ofrece todo tipo de productos en los más de 200 puestos de su “Hippy market” de los sábados (abierto todo el año). El resto de la semana, cuenta con actividades de todo tipo, acompañamiento musical y un exquisito servicio de restauración.

Los domingos: Mercado de Cala Llenya (Santa Eulalia)

Para cerrar la semana de visitas a los mercadillos de Ibiza, no podemos olvidarnos de la costa este. Allí encontramos un mercado artesanal poco conocido por los turistas y, por ello, muy frecuentado por los locales. En Cala Llenya, además de comprar, se puede disfrutar de buena música y de un menú especial en el restaurante de esta cala con la típica paella ibicenca. El aparcamiento es gratuito y no suele haber problemas para encontrar sitio.

 

¿Y si añades una experiencia excitante a tu visita a Ibiza?

¡Alquila un barco!